Foyth: de lateral, el central del futuro mostró condiciones

Sólido en el mano a mano, neutralizó a extremos desequilibrantes y se afirmó como uno de los estandartes del recambio defensivo. Con muestras de su buena lectura, probó que puede cumplir en otra posición.

“Pienso que jugó muy bien. Por las señales que está dando en los entrenamientos, uno puede ver y sentir que puede confiar en él en esa posición. Es posible que juegue más seguido como lateral derecho”, remarcó Mauricio Pochettino sobre Juan Foyth el 20 de abril, luego de que el joven defensor de 21 años disputara su primer partido como marcador de punta y cumpliera sus expectativas.

Ese día el Tottenham cayó por 1-0 con el Manchester City, pero el platense logró reducir la influencia de Raheem Sterling, uno de los jugadores más desequilibrantes de la Premier League, y se ganó el elogio del entrenador santafesino, que volvió a ubicarlo en ese lugar contra el West Ham (27/7; 90′) y el Ajax (30/4; 10′).

El ex Estudiantes de La Plata jugó en un buen nivel y eso llevó a Lionel Scaloni a anotar esa variante de cara a la Copa América 2019. Finalmente, ante los flojos rendimientos de Renzo Saravia y Milton Casco -en un equipo sin una estructura que los ayudara y que desprotegía las bandas en defensa-, la posibilidad se volvió real y se mantuvo durante los últimos tres partidos de la Selección Argentina.

Así, después de haber actuado en su posición “natural” (en Inferiores se inició en el medio y retrocedió; ahora se siente más cómodo ahí) contra Catar con un correcto rendimiento, el central se corrió a la derecha frente a Venezuela, Brasil y Chile.

 

Foyth salió a la cancha con la misión de controlar el peligro que pudieran generar Darwin Machís, primero, y Everton, luego, y en los dos encuentros logró su cometido. Además, contra el seleccionado trasandino se enfrentó a un Jean Beausejour que le llegaba desde atrás y era buscado con cambios de frente y también salió airoso del compromiso.

Potente para desestabilizar con el cuerpo y hábil para llevar a los rivales a un lugar favorable para él, el de los Spurs ganó varios enfrentamientos por inteligencia y precisión. Sobre todo contra el venezolano, a quien repetidas veces llevó hacia afuera con su orientación corporal para, en algunas ocasiones al límite, lanzarse por el balón.

También estuvo atento para posicionarse correctamente y acompañar los retrocesos de su marca, algo que se vio especialmente contra el hombre de Grêmio, a quien no dejó girar casi nunca y venció en diversas carreras. Por eso su actuación global dejó un balance positivo.

Que disfruta de los duelos parece claro por su soltura para enfrentarlos, pero él mismo lo ratificó en la misma entrevista en Clarín en la que contó que analiza a sus oponentes directos, prueba de su inquietud y su deseo de prepararse de la mejor manera.

Los aportes de Foyth como lateral son mayormente defensivos, como es lógico. No se puede esperar que pique al espacio como Jordi Alba ni que muestre la calidad con la pelota de Dani Alves, por ejemplo, pero sí que sea sólido en la marca, que contribuya en salida y que eventualmente avance en una de sus clásicas conducciones -que por adentro realiza con mayor naturalidad.

Si bien su capacidad ofensiva no es la ideal para el puesto, sobre todo para un esquema como el que presentó Argentina en los últimos partidos, que para poder construir ventajas desde atrás necesita laterales altos y que den amplitud, es capaz de sumar. Por su criterio con la pelota suele evitar pérdidas, aunque a veces se confía en exceso -algo que seguramente corregirá con el tiempo-, y entregarla correctamente.

Su frialdad no sólo le permite mantenerse imperturbable al ser hostigado, sino que también le da la posibilidad de salir de la presión de un rival y seguir la maniobra. Eso se vio en su finta viral contra Philippe Coutinho, que generalmente fue mostrada sin la continuidad y el gran pase filtrado para Giovani Lo Celso, tan importante para la acción como el amague.

En su muy buen desempeño como lateral en una faceta, se requiere que el sistema y el equipo compensen sus falencias en la otra. Para eso es necesario que se aporte una estructura, se creen afinidades y se logre un conocimiento entre piezas complementarias. Esto es posible de alcanzar desde distintos caminos.

Una de las variantes para no “perder” una banda en ataque es cerrar a Foyth, como un tercer central o un poco más adelante, y que uno de los mediocampistas se abra para dar amplitud y fijar por afuera, lo cual tranquilamente puede hacer un Rodrigo De Paul al que le gusta recibir cerca de la banda.

El problema, además del tiempo de trabajo y de familiaridad y de la enseñanza para que no sólo se cree una línea de pase de adentro hacia afuera, sino que haya movimientos detrás para progresar, sería en la izquierda: Marcos Acuña y Nicolás Tagliafico, titulares en la Copa América, no sienten la presencia en zonas internas (imprescindible para tener apoyos en el medio y que no se saquen espacio de ese lado), por una cuestión de perfiles y por hacerlo mejor llegando que estando, respectivamente.

Otra alternativa pasa por generarle el espacio para que avance en conducción por el costado como lo hace como central. Juntar toques por izquierda para acumular rivales y cambiar para su proyección o cerrar al mediocampista para que arrastre al externo rival hacia adentro pueden servir, aunque, de nuevo, se necesita pizarra, ensayo y repetición, más variantes para superar diversos contextos y presiones.

Resultado de imagen para juan foyth argentina venezuela copa america 2019

La presión para controlar al extremo (Machís) fue una constante. Crédito: Lucas Uebel/Getty Images.

Como no hay dudas de que Scaloni tiene mucho trabajo por hacer -juegue quien juegue, específicamente como lateral-, tampoco las hay de que Foyth cuenta con un amplio abanico de aspectos como para convertirse en una fija a futuro. Por capacidad, potencial y polifuncionalidad (que en una lista reducida es importante, tanto por necesidades dentro de un partido como por suspensiones o lesiones), el del Tottenham emerge como uno de los próximos pilares.

Como central es capaz de mantener su buen nivel y de generar mayores beneficios para el equipo, sobre todo si ingresa un hombre de jerarquía en la banda. Sus características son ideales para el armado de un equipo protagonista -lo cual coincide con el perfil de Leandro Paredes, en otro puesto clave-, por su habilidad en salida, su lectura para anticipar y su velocidad para defender en grandes espacios.

Desde esa base y esa coincidencia en vocación y aptitudes es posible desarrollar una idea que acompañe y potencie a dos de los más destacados de la Copa América -a los que, por capacidad y el estilo en sus clubes, se pueden sumar Tagliafico, Nicolás Otamendi, Lisandro Martínez y Lo Celso, por ejemplo.

Lejos de esa especulación, que debe estar rondando en el cuerpo técnico sobre el futuro de la Selección, lo que parece seguro es que, por actualidad y proyección, Foyth salió de Brasil como alguien que ya puede ser útil en el presente y que demostró, incluso en otra posición, estar a la altura.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *