Lautaro: la Selección tiene centrodelantero para rato

Pleno de recursos dentro y fuera del área, formó una sociedad con Messi y Agüero que resultó clave en la mejora colectiva, exigió a las defensas y mostró que llegó a la Albiceleste para quedarse.

De sus múltiples jornadas de brillo en el Cilindro de Avellaneda a su muy buen rendimiento en la Copa América, Lautaro Martínez cambió algunos aspectos, pero no el color de su camiseta ni la esencia de lo demostrado en la cancha: que está capacitado para lograr grandes cosas y que es uno de los pilares sobre los que se debe construir el futuro de la Selección.

Adaptado al fútbol europeo y al ritmo de elite (como prueba, seis de sus nueves goles con el Inter fueron en 2019), el ex Racing evolucionó con respecto a un Mundial de Rusia al que estuvo cerca de ir y en el que tranquilamente podría haber estado. Completado un cambio que parece pequeño e imperceptible, pero es importante y fue manifestado por varios futbolistas, el centrodelantero volvió a demostrar su jerarquía para vestir la Albiceleste, luego de haberlo hecho en juveniles.

Fiel a su apodo, en Brasil exhibió la potencia de un toro para presionar, luchar por pelotas sueltas y exigir a las defensas. Pero no se quedó en eso, porque su abanico de habilidades es más profundo: se movió bien, dio apoyos de calidad -sobre todo para Lionel Messi, quien los necesita y agradece- y lució sus recursos con dos conquistas excelentes.

Contra Catar dio un ejemplo de su sagacidad y su manejo de ambas piernas al cortar el mal pase y rematar rápidamente de zurda, mientras que frente a Venezuela hizo lo mismo con su inteligencia y su rapidez de ejecución al desviar de taco el remate de Sergio Agüero. Todo parte del mismo combo.

Esa variedad de herramientas y habilidades le permitió formar un tándem muy interesante con el Kun. Después de que cada uno iniciara un partido como única referencia, la breve prueba contra Paraguay fue ratificada en los siguientes encuentros. Con esfuerzo de ambos en la recuperación y un entendimiento mutuo, la dupla resultó uno de los puntos más altos de la Selección la Copa América.

Los dos se complementaron de gran manera en cuanto a ubicaciones y funciones, ya que mientras uno se retrasaba para asociarse, algo que ambos saben hacer, el otro se quedaba entre los centrales para tener su atención y abrir otra línea de pase. Su presencia para fijar defensores fue muy útil para crear espacios y facilitar el juego del equipo, que con ellos dos en cancha pudo sacar ventajas de un estilo más directo.

La doble punta no sólo fue un indicio de algo que Argentina puede aprovechar en el futuro, sino que también mostró que Lautaro es capaz de compartir ataque con otro centrodelantero. Por características y su combinación de autosuficiencia con capacidad para asociarse, el del Inter podrá tener su lugar en el equipo solo o acompañado, sea con Agüero o con otro.

Resultado de imagen para lautaro martinez qatar 2019

La sociedad de Lautaro con Agüero es una de las notas positivas de la Copa. Crédito: Getty Images.

Lúcido para moverse, potente para disputar duelos y fino para descargar, el ex Racing mejoró su nivel -como el conjunto en general- después de un regular debut contra Paraguay. Demasiado estático, quizá por el mal funcionamiento colectivo o por el golpe que recibió de Gustavo Gómez, y con pocas intervenciones, su versión en esos primera salida fue muy distinta a la que mostró después.

Desde el compromiso decisivo contra Catar, que abrió con su tanto, jugó más suelto y decidido. Eso se tradujo en participaciones más numerosas y de mayor calidad, con grandes apoyos para Messi y buenas decisiones. La sociedad con el capitán fue patente ante Brasil, partido en el que una descarga de primera por encima de un marcador y un taco en velocidad generaron dos de las mejores acciones argentinas.

Por personalidad y talento, es probable que Lautaro sea capaz de sostener ese nivel a lo largo de las convocatorias, que le llegarán con asiduidad. A falta de saber si podrá afirmarse como titular en Milán o deberá mudarse para demostrar su calidad, ha encontrado un lugar seguro y de confianza en la Selección.

Con su mentalidad inquebrantable, el Toro estuvo a la altura del desafío y mostró que tiene todo como para asegurarse un lugar muy codiciado en la Albiceleste. Argentina tiene centrodelantero para rato.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *