“Con lo que pasé, puedo superar otras cosas”

Le dijeron que era un fierro caliente, pero el nuevo DT de Los Leones, Germán Orozco, quien venció una grave enfermedad, ni dudó. “Fue una lección total”, le dijo a Olé.

Nota para el diario Olé, publicada el 10/04/2018.

Hay momentos de la vida que marcan a fuego a las personas. Situaciones delicadas e impactantes, que hacen que la atención se centre allí y que todo lo demás no importe, y que le dejan una lección de un valor incalculable a quien logra salir adelante. A Germán Orozco, flamante entrenador de Los Leones tras la conflictiva salida del Chapa Retegui (quedó como head coach de todos los seleccionados), le tocó atravesar una situación más que compleja. El ex capitán de la Selección superó un linfoma de Hodgkin (ubicado en los ganglios del mediastino) cuando tenía 23 años, en 1999. Le dijeron que no era seguro que pudiera jugar de nuevo y que no podría tener hijos, pero él se reveló: meses después de vencer la enfermedad disputó los Juegos Olímpicos de Sidney y además fue papá a través de inseminación.

“A raíz de eso disfruto más de todo. Ahora me decían que iba a agarrar un fierro caliente, que no me convenía y qué se yo. Ya con lo que pasé, puedo superar otras cosas que no van a ser tan graves como ésa. Cosas así te ayudan a disfrutar un montón, a valorar muchos aspectos en general. Y acá estoy, dándole para adelante”, subrayó el ex defensor de BANADE, que desde ese momento mira la vida con otros ojos. “Lo que me pasó se puede tomar desde dos lados: como una lección de vida y como una deportiva. En todos los aspectos se nos plantean problemas, de mayor o de menor magnitud, y tenemos que aprender a resolverlos”, afirmó.

A los 42 años, Orozco se encontró con una nueva experiencia: ser el técnico principal de la Selección, función en la que lo acompañarán Tomás Mc Cormick, Matías Vila y Gastón Bergner. En un mano a mano con Olé, el entrenador analizó lo que se vendrá en el ciclo que comenzó ayer, con los jugadores del hockey local de una lista de 43, y que este año tiene como objetivos el Champions Trophy (23/6 al 1/7) y el Mundial (28/11 al 16/12).

-¿Con qué sensaciones terminaste el primer entrenamiento con el grupo?

-La verdad es que estoy muy contento. Noté que, por este último tiempo en el que no pudieron entrenarse como están acostumbrados, los jugadores estaban más cansados, así que terminamos levantando un poco el pie del acelerador en el final de la práctica. Recíen empezamos, así que estoy muy contento y muy feliz de poder estar de nuevo en la cancha, aportando lo que sé desde este otro lado.

-Durante uno de los ejercicios se te vio muy activo. ¿Vas a aguantar el ritmo en todos los entrenamientos?

-Sí, soy bastante intenso y me gusta estar corriendo al lado de los chicos. Como les quiero contar cómo es mi idea, me parece que lo mejor es ir hablando sobre lo que están haciendo e ir pidiendo las cosas. Termino casi tan transpirado como ellos, ja.

-¿Qué sentís al ser el entrenador del equipo campeón olímpico?

-Es una presión y un desafío terrible. Pero la sensación es de felicidad y de que me siento capaz, junto con todo mi cuerpo técnico, de seguir manteniendo a este equipo ahí, con todos los logros que ha tenido. Eso supera todo lo que puede ser un poco negativo. Estoy muy feliz y con muchas ganas de afrontar este compromiso.

-¿Cómo se puede potenciar a un seleccionado que ya está entre los mejores del mundo?

-Siempre se puede mejorar, siempre hay cosas para trabajar. Nosotros no es que estábamos sin ver cómo jugaban ellos: somos fanáticos del hockey, así que veíamos todo. Intentaremos imponer algunas cositas nuestras dentro del equipo que no es que consideramos que se hacían mal, porque no hay cosas flojas si se logra lo que se logró, pero quizá con esos ajustes podremos mejorar y evitar que los rivales se entrenen ya sabiendo lo que es Argentina como equipo. Estos chicos tienen una capacidad física muy alta, hay que seguir trabajando sobre eso y meterles un par de aspectos nuestros. Tenemos que fortalecer las defensas individuales para que colectivamente seamos más fuertes. En principio, otras de las cosas que tenemos que agregar son las zonas de ingresos al área por las que somos más efectivos, y donde los contrarios intenten llevarnos hacia otro lado, tratar de evitarlo y jugar por donde nosotros queremos.

-¿Cómo te ayuda haber tenido experiencia en la Selección, como jugador y en el cuerpo técnico?

-Todos vamos aprendiendo cosas de nuestras experiencias y de nuestros entrenadores. Entonces, lo que me hace a mí como técnico es haber tenido tantas variantes en entrenadores, en conceptos en distintos grupos a los que pertenecí, del club, el seleccionado y los equipos europeos en los que jugué. De todos puedo sacar algo, que es lo que me hace ser cada día un poco más completo.

-¿Te afecta el revuelo previo?

-No, no afecta mucho. Lo que nosotros tratamos de hacer ahora con todos los jugadores que estuvimos hablando es plantear que se acabó una parte que tuvo muchas cosas positivas, que hay que seguir trabajando sobre esas cuestiones buenas y focalizarnos en hacer que el grupo se olvide de lo pasado y empiece a pensar en el futuro. Asimismo, la medalla de oro ya se la colgaron y ahora hay que seguir ganando, no nos podemos quedar sólo con el recuerdo de Los Leones de oro.

-¿Qué objetivos tenés para los desafíos de este año?

-Nos planteamos que para no fracasar tenemos que lograr que Los Leones estén siempre jugando la semifinal de cualquier torneo. Salir cuartos no creo que sea un fracaso, pero sí lo será no estar jugando esa instancia con la posibilidad de meterse en una final. Las metas son altas porque los jugadores nos pusieron esos objetivos altos, y nosotros estamos dispuestos a aceptar esos compromisos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *