Con un susto, el PSG logró un buen triunfo

Después de ponerse 3-0 con alrededor de 60′ de un gran nivel y un ataque fluido, los de Pochettino bajaron el rendimiento y concedieron dos veces en los últimos 15′.

Llegado al estadio Matmut Atlantique después de haber perdido dos puntos en los últimos minutos de su visita al RasenBallsport Leipzig, el Paris Saint-Germain volvió a conceder sobre el cierre del partido, pero esta vez pudo llevarse la victoria. Con casi una hora de juego de alto vuelo, el equipo de Mauricio Pochettino logró sacar una diferencia de tres goles que le permitió resistir los tardíos embates del Football Club Girondins de Bordeaux. Aunque otro bache sobre los instantes finales del encuentro representa un llamado de atención, el triunfo por 3-2 le permite sostener la ventaja de 10 puntos con respecto a su escolta (el Racing Club de Lens) y sellar el mejor andar en las 13 fechas iniciales en las últimas tres temporadas de la Ligue 1 (con 34 unidades de 39 posibles).

En una de las regiones vitivinícolas más importantes de Francia, el PSG procesó el triunfo desde los frutos que cosechó de Neymar. Después de un inicio dubitativo, con varias aproximaciones del local sin que llegara a ser un asedio, el conjunto parisino creció desde los pies del brasileño. Tirado a la izquierda para buscar el duelo por afuera y con algunas apariciones por adentro (ver abajo), fue el faro de la mayoría de los avances y terminó el encuentro como el segundo jugador con más toques (95, nueve menos que Ander Herrera). Ágil e inspirado, el ex Barcelona generó ventajas desde el uno contra uno (completó 4/6 regates), asociándose con sus compañeros (en especial con Kylian Mbappé, como en sus dos conquistas) y como lanzador (dio 4 pases clave).

Con la tranquilidad que les dio haber capitalizado dos de sus primeras ocasiones (en la etapa inicial remataron cuatro veces y consiguieron dos tantos), los dirigidos por el santafesino jugaron entre 50 y 60 minutos en un muy buen nivel -con su mejor pasaje extendido a instantes anteriores y posteriores a los festejos. Moviéndose a tiempo para tener opciones de pase, con paciencia para circular la pelota y con varios buenos desmarques al espacio -en especial del delantero francés-, lograron pasar la presión de los de Vladimir Petković y controlaron el juego desde la tenencia (de los 26′, cuando llegó el 1-0, a los 63′, cuando anotaron el 3-0, tuvieron un 61,3% de posesión). Aunque no transformaron todos sus ataques en situaciones (el parcial de disparos en ese lapso fue de 7-5 en su favor), fueron superiores y redujeron los intentos del Bordeaux.

El mapa de intervenciones de Neymar vs Bordeaux, con muchas en la franja izquierda. Vía: WhoScored.com.

Con esa amplia diferencia, y sobre todo a partir de los 70 o 75 minutos, el PSG pareció conformarse y bajó su tensión. Esto, que le sucede ocasionalmente, no sólo se debe a la inconsistencia que ha mostrado esta temporada debido a su proceso de construcción, sino también a cómo los jugadores buscan ahorrar energía -física y mental- ante la gran carga de partidos. Pero el local no bajó los brazos y lo aprovechó para volver a meterse en juego. Lo hizo con la misma receta de todo el encuentro, con la conducción de un movedizo Yacine Adli (fue el futbolista del equipo con más intervenciones, con 84), el desequilibrio de un incisivo Javairô Dilrosun (concretó las tres gambetas que intentó) y la potencia de Alberth Elis al espacio o en el mano a mano (completó 5/9 regates).

A partir de un enfoque vertical y externo -especialmente por derecha, con el 47% de sus avances por esa banda-, varias veces profundizó por los costados, pero no siempre llegó a generar peligro porque no logró precisión en los centros (conectó apenas 1/25; los centrales parisinos totalizaron 13 despejes, con 8 de Thilo Kehrer y 5 de Marquinhos). Sí pudo lastimar con ataques directos, como en sus dos goles. Aunque el mayor dominio (en los 15′ finales tuvo un 59,4% de posesión) y el resultado podrían indicar que la victoria de los de Pochettino corrió peligro, la realidad es que el segundo descuento llegó muy tarde (92′).

Así analizó el santafesino el 3-2 final: «Es necesario mejorar en varios sectores, especialmente en el ritmo de juego. A veces es bueno, tenemos el ritmo correcto, pero no podemos mantenerlo durante todo el juego. A veces también debemos ser capaces de aumentarlo. También hay que mejorar la solidez defensiva, con un colectivo más fuerte. No podemos liderar 3-0 y conceder dos goles al final del partido. No se trata de una cuestión de organización o sistema, debemos mostrar más agresividad en estos momentos». Sobre el futuro, de cara a un regreso a la actividad tras el parate que tendrá un duelo con el Football Club de Nantes y una visita decisiva al Manchester City, agregó: «Quiero que seamos un equipo capaz de mantener un alto nivel de juego tanto en fases ofensivas como defensivas. A veces logramos tener un alto nivel ofensivo, pero nos resulta difícil tener esta intensidad y agresividad en defensa. Y a la inversa: cuando alcanzamos esa intensidad defensiva, tenemos problemas con la posesión y la animación ofensiva».

Crédito de la foto de portada: AFP.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: