Respuesta profesional de un PSG dolido

Con malestar en la tribuna y gestos serios en el campo, el conjunto parisino cerró su primer partido tras la eliminación europea con un 3-0 al Bordeaux.

Después de la dolorosa caída frente al Real Madrid en el Santiago Bernabéu, en un partido -y una serie- que controló y perdió en media hora de desconcierto, el Paris Saint-Germain retomó sus tareas domésticas en medio de un escenario especial. Aparte de la decepción arrastrada y su impacto en el rendimiento, el Parc des Princes expresó su desencanto con algunos jugadores (en especial Lionel Messi y Neymar), Mauricio Pochettino, Leonardo (director deportivo) y Nasser Al-Khelaifi (presidente) y generó un clima delicado. Entre silbidos y recriminaciones, el conjunto parisino cumplió y goleó al Football Club Girondins de Bordeaux por 3-0.

«A nadie le gusta este contexto, me entristeció», aseguró el técnico santafesino luego de la victoria. Y agregó: «Fue un partido complicado, en un contexto difícil y contra un equipo que lucha por mantenerse (está último, a cinco puntos de la salvación). El equipo hizo el trabajo y estoy satisfecho con su producción y el resultado». Si bien el rendimiento no fue brillante -tampoco podía esperarse mucho por las consecuencias que dejó el golpe en la confianza-, el triunfo le puede permitir comenzar a pasar de página y dejar atrás la frustración, como había mencionado el entrenador en la previa: «Necesitamos un resultado que nos empiece a sanar un poco. Una victoria mañana no nos va a consolar de la derrota con el Real Madrid, pero lo importante es tener respeto y buscar el objetivo que nos queda de ganar la Liga».

Dentro de ese escenario, el rendimiento del PSG se vio condicionado por las lógicas dudas y vacilaciones. Sin llegar a mover bien la pelota y con algunas grietas en defensa, que el Bordeaux no terminó de aprovechar por errores propios o correcciones de la defensa, le costó afirmarse y en los primeros instantes del juego -y también tras el encuentro, por las repercusiones- la atención estuvo centrada en las tribunas: entre abucheos, silbidos incluso inmediatamente después de un gol y gritos de «ole» durante secuencias de pases del rival, los hinchas hicieron sentir su descontento.

A medida que pasaron los minutos, el conjunto parisino se asentó y empezó a levantar su nivel. Con Messi retrocediendo para ser un nexo (dio tres pases clave) y asociarse con Neymar (quien estuvo algo impreciso), Kylian Mbappé amenazando por todo el frente de ataque y los laterales lanzados (Achraf Hakimi se proyectó con sentido, como cuando recibió del argentino y asistió al brasileño para el 2-0, y Nuno Mendes desequilibró más desde su uno contra uno, como refleja su 5/6 en regates), pasó a profundizar con más frecuencia y a crear ocasiones. Y a eso se sumó la labor del mediocampo, con un Georginio Wijnaldum que dejó un toque de calidad -uno de sus pocos desde su llegada- para servirle el tanto al delantero francés y un Leandro Paredes que fue la figura: participó en la salida (tuvo 119 toques y completó 102/103 envíos, marcas máximas entre todos los participantes en el compromiso), clarificó la circulación (con 5/5 pases largos y 2 entregas que facilitaron remates), ayudó en defensa (ganó 4/5 duelos y logró 3 intercepciones) y además convirtió.

Si bien el Bordeaux contó con algunas aproximaciones, el PSG nunca vio su ventaja en peligro y consiguió una victoria que le permite continuar su camino al título, como había señalado Pochettino en la conferencia previa: «No se puede parar, es nuestra responsabilidad terminar el trabajo. Tenemos la posibilidad de ganar el 10° título (de Ligue 1) para el club en 50 años. Creo que eso es más que suficiente para encontrar la motivación para cada día entrenarse de la mejor manera y jugar los partidos de la forma que demanda esta competición». Ampliada la distancia con sus perseguidores (el Olympique Gymnaste Club de Nice, que empató, y el Olympique de Marseille, que ganó, están a 15 puntos), cada vez está más cerca de levantar un trofeo que, como están las cosas, puede llevar más a un desahogo que a una celebración.

Crédito de la foto de portada: EPA.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: